¿Los medios quieren dividir al Ecuador?

“Siempre que hay polarización allí hemos metido la mano los periodistas”, dice Javier Darío Restrepo, y en Ecuador, luego de la consulta popular, empezaron a aparecer con más fuerza las palabras polarización, división, confrontación.

Ecuador acaba de pasar una votación donde los medios volvieron a tomar posiciones, y donde, además, se trató de mostrar a un país dividido, polarizado, confrontado.

Parece que los medios quisieran, con tanta repetición, introducir en la mente de las personas esas ideas, las de un país dividido, polarizado, confrontado.

Resulta más preocupante cuando lo dicen editoriales de periódicos nacionales como El Universo (Ni alegría ni tristeza) o El Comercio (Después de la consulta).

Pero también nos lo machacan, luego de la consulta popular y referéndum, los articulistas de El Telégrafo (Efectos de la polarización), El Universo (Polarización entre votantes), El Tiempo (Un país dividido), El Mercurio (Un país dividido), El Norte (País dividido).

Y también lo recalcan las noticias (Debate por el Sí y el No aumenta la polarización), los ¿análisis? (Polarización, el otro aporte de la Consulta) y hasta periodistas que dicen en Twitter todo lo que no pueden decir de forma directa en sus diarios.

Antes ya lo habían dicho luego del 30S (Tiempo de reflexión) y antes de la primera elección presidencial de Rafael Correa (El país dividido).

El ejemplo más claro es este titular del Diario Expreso del 19 de mayo:

Portada país dividido

Cuando todo esto sucede es bueno recordar lo que dice el periodista y director del Consultorio Ético de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Javier Darío Restrepo, en entrevista con Larepublica.pe:

“No hay que olvidar que siempre que hay polarización allí hemos metido la mano los periodistas. La polarización es el resultado, en buena parte, de la forma en que damos la información. En medio de una polarización, donde la población mira las cosas con demasiada emoción, el periodista debe poner la parte de inteligencia, aunque eso ponga en peligro su puesto y sus ingresos. Ese es el costo que hay que pagar por ejercer la profesión. Cuidado con contribuir a la degradación moral de la profesión. Cuidado con que, por buscar lo más fácil, hacemos caso a las voces que nos invitan a convertir el periodismo en propaganda.

J. D. Restrepo, entrevista en La República

Enlaces de interés:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s