16 novelas sobre periodistas que todo periodista debe conocer

El periodista vive en esa entelequia que llamamos realidad, pero de vez en cuando es más que recomendable salir de ahí y darse un paseo por la ficción. Y, como buenos periodistas, no podemos dejar de hablar de nuestro oficio hasta cuando descansamos, así que aquí te proponemos una lista de las novelas sobre periodistas que todo periodista debe conocer (y, de ser posible, leer).

La selección, como cualquier otra (incluso esta lista definitiva de las mejores películas sobre periodismo), es arbitraria, incompleta y discutible. Pero llega el Día del Libro y no solamente podemos hablar de libros de no ficción, como estas 108 sugerencias de libros periodísticos para periodistas.

La presente lista, a diferencia de la ya mencionada, no es sobre libros periodísticos, sino de libros que tratan, de forma literaria o novelada, sobre el oficio ¿más bello? del mundo y sobre sus practicantes.

Estas son nuestras 16 novelas para periodistas sugeridas por el Día de Sant Jordi, el Día del Libro:

1.- Tinta roja

Autor: Alberto Fuguet

Resumen:

Alfonso Fernández es un joven periodista que empieza a trabajar en la sección de crónica roja del diario El Clamor, en Santiago de Chile, donde se enfrenta a la realidad del oficio con un editor, Saúl Faúndez, que atropella la ética periodística a cada paso, pero que se convierte en el maestro del futuro periodista.

Un pasaje sobre periodismo:

La frase de Saúl Faúndez al primerizo Alfonso, con la que le explica la mejor forma de aprender en este trabajo:

“El periodismo, como la prostitución, se aprende en la calle, pendejo”.

Dato adicional:

Tinta roja tiene una versión fílmica del mismo nombre, dirigida por Francisco Lombardi (una de las mejores películas en español sobre periodismo), cuya trama se desarrolla en Lima, capital de la prensa chicha, y en la que Alfonso es apodado “Varguitas”, como algo de sorna por sus pretensiones de convertirse en escritor (como Mario Vargas Llosa).

2.- Conversación en La Catedral

Autor: Mario Vargas Llosa

Resumen:

Santiago Zavala, un joven de una familia acomodada, empieza a trabajar en el diario La Cónica, para obtener ingresos económicos mientras estudia Derecho. El amor, la bohemia limeña y la dictadura de Manuel A. Odría forman el escenario donde Zavalita aprende a ser periodista, pero también es en donde se enfrenta a la realidad de su país y a un secreto familiar.

Un pasaje sobre periodismo:

El experimentado señor Vallejo advierte a Zavalita sobre las penurias que pasan los periodistas, algo que no tiene ningún efecto en el aspirante a redactor:

—Tengo que advertirle algo, por si no lo sabe. El periodismo es la profesión peor pagada. La que da más amarguras, también.

—Siempre me gustó, señor —dijo Santiago—. Siempre pensé es la que está más en contacto con la vida.

—Bien, bien —el señor Vallejo se pasó la mano por la nevada cabeza, asintió con ojos benévolos—. Ya sé que no ha trabajado en un diario hasta ahora, veremos qué resulta.

(…)

Santiago asintió. Se puso de pie, pasó a la redacción y cuando se sentó en el primer escritorio las manos le comenzaron a sudar. Menos mal que no había nadie. La Remington que tenía delante le pareció un pequeño ataúd, Carlitos. Era eso mismo, Zavalita.

Dato adicional:

Del primer párrafo de Conversación en La Catedral surge la famosa pregunta retórica “¿En qué momento se había jodido el Perú?”, repetida y parafraseada ad infinitum desde la aparición de esta novela. Quienes la citan a veces la cambian la frase por “¿En qué momento se jodió el Perú, Zavalita?”, que incluye la forma (cariñosa o compasiva) de llamar al personaje principal de la novela, Santiago Zavala.

3.- Muchas veces me pediste que te contara esos años

Autor: Juan Cruz Ruiz

Resumen:

Es, tal vez, el libro más poético de toda esta selección. Habla sobre periodismo, sí, pero también es un libro sobre el amor, el paso del tiempo y la melancolía. Un libro muy recomendado, imperdible.

Un pasaje sobre periodismo:

Una muestra de que este libro, además de un buen texto literario, tiene la profundidad suficiente para analizar al periodismo con cariño, pero sin concesiones:

Pienso que lo que hace escépticos e incluso cínicos a los periodistas es esa sensación de que los dramas, esos que cuento y otros que están en la memoria como lo estará nuestra propia desaparición, el olvido o la muerte, ya serán sustituidos después por otros dramas, y así iremos cosiendo la realidad como una herida, y la piel de la vida hará el mismo ruido sigiloso que la máquina de coser los cuerpos y las ropas; leí en un libro esta mañana: «Esta profesión es capaz de cargarse hasta la pena». Era sobre la literatura, y yo pensé que sirve sobre todo para el periodismo.

Esta profesión es capaz de cargarse hasta la pena.

Dato adicional:

Juan Cruz Ruiz es un periodista en estado puro. Su principal campo de acción es el periodismo escrito; empezó a los 13 años en un semanario y es cofundador del diario español El País, donde es director adjunto. Pero además ha trabajado en televisión, radio y mantuvo un blog. Cuando habla de periodismo, Juan Cruz habla de amor, agradecimiento, pasión. También es autor de Un golpe de vida, un relato autobiográfico sobre su trabajo y sobre “las penúltimas horas del periodismo”.

4.- El vuelo de la reina

Autor: Tomás Eloy Martínez

Resumen:

El doctor Camargo, el director voyerista de un periódico argentino, El Diario, se obsesiona con una periodista joven, Reina Remis, con la que inicia una relación más pasional que sentimental y atravesada por los celos y la infidelidad. La pasión por el periodismo de Gregorio Magno Pontífice Camargo (que así se llama el personaje), la crisis argentina, la corrupción, las noticias de la época dura del país, un deseo obsesivo y un crimen son parte de la trama. También se habla de la relación de la prensa con el poder político.

Un pasaje sobre periodismo:

Uno de los momentos memorables del libro es el diálogo por teléfono entre el doctor Camargo y uno de sus editores. Camargo intenta espiar con su telescopio a una vecina y recibe la inoportuna llamada de la que quiere deshacerse, por lo que pregunta:

—¿Es urgente? —dice— Con la mano libre, acerca el telescopio y observa.
—Tenemos una discusión por el título de tapa y queremos que usted decida cuál es mejor.
—¿Es sólo eso? ¿Por qué no aprenden a equivocarse solos?

Dato adicional:

El libro incluye el hecho real del asesinato cometido en el 2000 por Antonio Pimenta Neves, director del diario O Estado de São Paulo, quien, “con dos tiros certeros (…), asesinó a su exnovia, también periodista, por no poder soportar que ella se negara a reanudar la relación”. Un femicidio en toda regla. Pimenta fue condenado a 19 años de prisión y en el 2016, con 79 años de edad, pasó a régimen abierto.

5.- Los últimos días de La Prensa

Autor: Jaime Bayly

Resumen:

Diego Balbi, un joven que pertenece a una familia tradicional peruana, ingresa como redactor a un diario limeño a los 15 años. Editores, un viejo redactor, un loco sobreviviente de una guerra, una comedida administradora y un director implicado en la política son los personajes estereotipados de esta sala de redacción, pero muy parecidos a los que se pueden encontrar en casi cualquier diario. Para un periodista, leer este libro es como entrar a una sala de redacción.

Un pasaje sobre periodismo:

Los periodistas de La Prensa aprovechan de su condición para obtener beneficios y en varias ocasiones, lo reflejan con comentarios que llegan al descaro. Francisco Larrañaga, hijo del director de La Prensa, dice una vez:

—No hay como ser periodista en el Perú, Balbicito —dijo, sonriendo—. Uno hace lo que chucha le da la gana.

Y en otra parte la secretaria del director, Patty Bustíos, dice:

—No hay nada que hacer, chicos, el periodismo es la mejor profesión del mundo— dijo Patty. Se trabaja poco, se chupa gratis y a uno lo tratan como a rey.

Dato adicional:

La novela recrea hechos que le sucedieron a Jaime Bayly, como vivir con sus abuelos y su trabajo en el diario La Prensa cuando era adolescente. Otro elemento que cuenta esta obra, el cierre del periódico, también es real y Bayly lo cuenta así:

—Algún día le contarás a tus nietos que ahí, en ese edificio que se cae de viejo, ahí hubo un periódico, el más conservador e influyente de Lima, guarida de brujas, cacheros, borrachos, huaraperos, putas, chupapingas, sicópatas y gatos techeros. Chau, La Prensa. Thanks for the memories.

6.- Contarlo todo

Autor: Jeremías Gamboa

Resumen:

Esta novela tiene varios puntos en común con Los últimos días de La Prensa, de Jaime Bayly, y también es posible percibir un aroma a Conversación en La Catedral, de Mario Vargas Llosa. Gabriel Lisboa (un alter ego del autor, como el Balbi de Bayly) es un adolescente que empieza a trabajar en una revista limeña gracias a los contactos familiares. Ahí aprende a escribir y esa experiencia es la base que le sirve para convertirse en escritor.

Un pasaje sobre periodismo:

El personaje Lisboa, como el autor Gamboa, pasa por el periodismo, pero lo que en realidad quieren hacer es literatura. Mientras logra el cambio de labores, el trabajo en la revista termina asfixiando a Lisboa:

Desde que decidí volverme periodista había ido construyendo, sin quererlo, los paredones de mi propia cárcel.

Dato adicional:

Jeremías Gamboa reconoce su inspiración para esta novela en Conversación en La Catedral y en Tinta roja, pero hay quienes ven en Contarlo todo la tercera representación novelada del periodismo limeño, contado antes por Vargas Llosa y Bayly. En cualquier caso, los cuatro libros comparten ambientes, escenas y formas de contar con las que los periodistas latinoamericanos se pueden identificar con facilidad.

7.- Sostiene Pereira

Autor: Antonio Tabucchi

Resumen:

Pereira, un periodista entrado en años, viudo, solo, triste y atrapado en una vida monótona, se pasa la vida trabajando para el diario Lisboa. Luego de años de trabajar en la sección policial, ahora está a cargo de la página cultural. Sus mayores placeres son comer un omelette a las finas hierbas y tomar una limonada en un restaurante de la ciudad. Pero un día llegan a su vida un joven y su novia, quienes le hacen salir del sopor de su vida gris.

Un pasaje sobre periodismo:

En una parte del libro el autor describe cómo es la situación de un país donde la prensa no cuenta lo que sucede y prefiere callar, en este caso por temor a la dictadura que le gobierna. Un camarero le cuenta a Pereira de la “carnicería judía”, pero duda de que encuentre esa información en un periódico portugués:

Simplemente, las voces corrían, iban de boca en boca, para estar informados había que preguntar en los cafés, escuchar las charlas, era la única manera para estar al corriente.

Dato adicional:

La novela fue llevada al cine por Roberto Faenza. Pereira es interpretado por un Marcello Mastroianni en sus setentas, 35 años después de haber hecho el papel del joven y vividor periodista Marcello Rubini en la mítica La dolce vita.

8.- ¡Noticia bomba! (La conjura de la risa)

Título original: Scoop!

Autor: Evelyn Waugh

Resumen:

Es una parodia del periodismo contada con mucho humor. Por un error, el director de un periódico envía a William Boot, un periodista de bajos quilates, a cubrir una guerra civil en África. En realidad, quien debía ir era el novelista John Boot. Como consecuencia de este equívoco, el trabajo del periodista se convierte en un gracioso recorrido en el que el autor muestra una caricatura del periodismo de guerra.

Un pasaje sobre periodismo:

Esta es la explicación de qué es noticia dada por uno de los corresponsales de guerra en el ficticio país de Ismailia:

—Sabe una cosa, todavía le queda mucho que aprender sobre periodismo. Mírelo de este modo. Una noticia es aquello que le interesa a un tipo al que nada le importa apenas. Y sólo es noticia hasta el momento en que lo ha leído. Después ya no lo es. A nosotros nos pagan por dar noticias. Si un colega ha enviado la noticia antes que nosotros, la nuestra ya no lo es. Naturalmente, queda la nota de color. Los reportajes con una nota de color no son más que mucho alboroto por nada. Son fáciles de escribir y fáciles de leer, pero como cuestan muy caros de telégrafo, no podemos enviar más de la cuenta. ¿Entiende?

Dato adicional:

El autor, Evelyn Waugh, trabajó como periodista durante la ocupación italiana de Etiopía, de donde pudo sacar las ideas que se transformaron en este libro.

9.- Número Cero

Título original: Numero zero

Autor: Umberto Eco

Resumen:

El señor Simei contrata a un grupo de periodistas para crear un periódico que nunca se publicará y solamente tendrá varios “número cero”, esa edición que los diarios no imprimen, pero que sirve como preparación del “número uno”. Esas ediciones no publicadas las utilizará su dueño, el commendatore Vimercarte, para chantajear a poderosos y así entrar en las altas esferas. Es una crítica al poder mal utilizado de la prensa.

Un pasaje sobre periodismo:

La visión que da Umberto Eco sobre el periodismo es bastante dura en esta novela. En una parte Simei dice:

—Claro que hay otros medios para hacer pasar opiniones sesgadamente. Para saber qué poner en un periódico hay que fijar, como se dice en las demás redacciones, la agenda. (…) No son las noticias las que hacen el periódico sino el periódico el que hace las noticias.

Y en otra, el periodista Braggadocio dice:

El caso es que los periódicos no están hechos para difundir sino para encubrir noticias. Sucede el hecho X, no puedes obviarlo, pero, como pone en apuros a demasiada gente, en ese mismo número te marcas unos titulones que le ponen a uno los pelos de punta: madre degüella a sus cuatro hijos, quizá nuestros ahorros acaben en cenizas, se descubre una carta de insultos de Garibaldi a Nino Bixio, y, hala, tu noticia se ahoga en el gran mar de la información.

Dato adicional:

Umberto Eco fue un crítico constante del periodismo. En enero de 1995 leyó en un seminario su texto Sobre la prensa, un “cahier de doléances” (libro de quejas) sobre el periodismo, que es de lectura obligada para quienes se dedican a este trabajo.

10.- Bloody Miami

Autor: Tom Wolfe

Resumen:

Edward T. Topping IV viaja a Miami para hacer del diario Miami Herald un periódico digital y para lanzar El Nuevo Herald, una versión para la población latina. El libro habla de la relación entre el periodismo y la sociedad, su corrupción, mafias, pornografía, y los problemas de los periodistas cuando deciden publicar noticias que afectan a sectores poderosos.

Un pasaje sobre periodismo:

El periodista John Smith, cuando intenta argumentar a favor de que se publique información de los delitos del ruso Sergei Korolyov, recibe una lección descarnada de qué es periodismo, según el criterio de su director, Edward T. Topping IV:

:::::: Jesús :::::: se dijo Ed Topping a sí mismo. :::::: Este chico es un clásico… La gente tiene una imagen tan colorida de los periodistas, ¿no es así?, todos estos tipos atrevidos que “publican” noticias impactantes y “descubren” corrupción y se ponen en situaciones de riesgo para obtener una “primicia”. Robert Redford en Todos los hombres del presidente, Burt Lancaster en El dulce sabor del éxito… Sí, y en la vida real son tan coloridos como el aquí presente John Smith. Si me preguntas, los periodistas se crean a los seis años cuando van a la escuela por primera vez. En el patio de recreo, los niños se dividen de inmediato en dos tipos. ¡Inmediatamente! Hay quienes tienen la voluntad de atreverse y dominar, y aquellos que no lo tienen. Aquellos que no lo hacen, como John Smith, pasan la mitad de sus primeros años tratando de encontrar un modus vivendi con los que sí lo hacen… y todo lo que esté por debajo de la servidumbre estará bien. Pero hay muchachos del lado más débil de la división que crecen con los mismos sueños que los más fuertes… y estoy tan seguro de esto como de cualquier otra cosa en el mundo: el chico parado delante de mí, John Smith, es uno de ellos. Ellos también sueñan con poder, dinero, fama y bellas amantes. Niños como este chico crecen e instintivamente se dan cuenta de que el lenguaje es un artefacto, como una espada o una pistola. Utilizado hábilmente, tiene el poder de… bueno, no tanto de lograr cosas como derribar cosas, incluidas las personas… incluidos los niños que salieron del lado fuerte de esa línea divisoria. Oye, ¡eso es lo que son los liberales! ¿Ideología? ¿Economía? ¿Justicia social? Esos no son más que sus atuendos de graduación. Su política se estableció para la vida en el patio de la escuela a los seis años. Eran el débil, y para siempre después de que se sintieran ofendidos por el fuerte. ¡Por eso tantos periodistas son liberales! Los mismos hechos en el patio de la escuela que los empujaron hacia la palabra escrita… los empujaron hacia el “liberalismo”. ¡Es así de simple! ¡Y hablas de ironía! Si quieres poder a través de las palabras en el periodismo, el genio retórico no es suficiente. Necesitas contenido, necesitas material nuevo, necesitas… noticias, en una palabra… y tienes que buscarlos personalmente. Desde el lado débil, puedes desarrollar tal ansia de nueva información, que terminas haciendo cosas que aterrorizarían a cualquier hombre fuerte desde el otro lado de la brecha. Te pondrás en situaciones peligrosas en medio de personas peligrosas… con gusto. Irás solo, sin ninguna forma de respaldo… ¡con entusiasmo! Tú, tú con tus modales débiles, terminas acercándote al más vil de los viles con una exigencia. “Tienes algo de información, y yo la necesito. ¡Y me la merezco! ¡Y la tendré!”::::::

Dato adicional:

Tom Wolfe es, junto a Truman Capote y Gay Talese, uno de los mayores expositores de la corriente del nuevo periodismo estadounidense. Además de las obras periodísticas Ponche de ácido lisérgico y La banda de la Casa de la Bomba y otras crónicas de la era pop, Wolfe publicó El nuevo periodismo, un libro que incluye ensayos sobre la aplicación de técnicas literarias al periodismo y una antología de varios autores.

11.- Impávido coloso

Autor: Daniel Samper Pizano

Resumen:

Un grupo de periodistas viaja a Brasil en los años 70 por invitación del gobierno dictatorial. El viaje muestra un paisaje del Brasil de la época, con un sistema político represivo y violento, pero también relata con humor las pequeñas historias de amor, la diversión y hasta dilemas éticos que surgen en esta faceta del trabajo periodístico poco contada en los libros.

Un pasaje sobre periodismo:

El personaje principal, el periodista colombiano Carmelo Camacho, conversa con su colega argentino León Finkelstein sobre su posición respecto a lo que sucede en Brasil. Finkelstein, cerrado en su posición de buscar más información de la que les permiten y de adoptar una posición crítica, recibe una recomendación del pragmático Camacho:

— Cuando aceptas una invitación de éstas has firmado un contrato tácito que limita tu libertad y te expone a que te utilicen. Es así de sencillo.

— Yo no he firmado nada, viejo: yo soy un periodista al que le dan oportunidad de conocer una realidad, y quiere buscarla más allá de lo que sus anfitriones pretenden. Es mi misión. Pero no soy una pieza publicitaria.

— Lo eres desde el momento en que aceptas viajar, comer, beber y cagar por cuenta de ellos. — Luego agregó, cambiando de tono —: Finkelstein, aguanta con resignación cristiana estas pequeñas trampas y aprovecha la ocasión para informarte lo mejor que puedas. O lo mejor que te dejen. Es lo que hacemos todos”.

Dato adicional:

Daniel Samper Pizano es un periodista colombiano de los que mejor manejan el humor y la crítica en sus columnas de opinión. Esta es su primera novela, publicada en el año 2003, cuando ya tenía un largo recorrido periodístico. Su hijo, Daniel Samper Ospina, quien heredó oficio y humor de su padre, es articulista, escritor y youtuber de 40 (o de 43).

12.- Betibú

Autora: Claudia Piñeiro

Resumen:

El diario argentino El Tribuno se propone cubrir la noticia de un supuesto suicidio sobre el que surgen sospechas de asesinato y envía a buscar información a la escritora retirada Nurit Iscar (Betibú) y a un periodista inexperto, quienes reciben la ayuda del antiguo jefe de la sección Policiales, Jaime Brena. El periodista Brena, arquetipo del viejo escritor de crónica roja, se convierte en uno de esos maestros de las redacciones de los periódicos que enseñan un poco a las malas, con algo de amargura, pero con la ilusión de quien mantiene viva la pasión por el periodismo.

Un pasaje sobre periodismo:

Jaime Brena toma como ejemplo al famoso periodista desparecido por la dictadura argentina Rodolfo Walsh para dar una clase de periodismo al “pibe de Policiales” mientras caminan por la calle:

(Rodolfo) Walsh, antes que periodista, antes que escritor, antes que ninguna otra cosa, era un revolucionario, y el periodismo ya nada tiene que ver con la revolución. Nos aburguesamos, pibe. Sacamos panza, con ciertas limitaciones hacemos lo que nos piden, cobramos un sueldo a fin de mes, zafamos como podemos. Y hay algunos caraduras que se las dan de arriesgados porque critican al Presidente o a los medios. O al Presidente y a los medios. ¿Walsh habrá tenido miedo? Yo, en su lugar, habría tenido. Hoy, popes del periodismo o “intelectuales” entre comillas hablan con suficiencia desde sus escritorios, muchas veces instalados en sus casas o donde están de vacaciones. Y se creen importantes porque son “formadores de opinión”. Pero el asunto es cómo formás esa opinión, qué valores respetás y qué escrúpulos tenés.

(…)

Si no estás de acuerdo con la línea editorial del diario para el que trabajás, ¿qué tenés que hacer?, ¿escribir en su misma línea o renunciar?, ¿hay margen para una tercera opción? No sé. El que responde con convicción a estas preguntas, miente. Somos todos demasiado maricones para parecernos a Walsh, pibe. Pero no me hagas caso, tomalo como la sanata de un viejo, tu generación no se hace estos planteamientos. (…) Vos tratá de ser un buen periodista de Policiales, salí a la calle y escribí bien, que se entienda, que tenga garra, que atrape. Y sin faltas de ortografía, que eso, hoy por hoy, ya es mucho pedir.

Dato adicional:

Betibú es otro de los libros sobre periodistas que pasó al cine. En el año 2014, Miguel Cohan adaptó la novela y la convirtió en una película policial. La película recaudó cerca de un un millón 700 mil dólares.

13.- ¡La exclusiva!

Título original: The Spoiler

Autora: Annalena McAfee

Resumen:

Dos mujeres periodistas, con dos visiones y épocas diferentes, se encuentran durante una entrevista. La joven Tamara Sim trabaja para una revista rosa y tiene como asignación entrevistar a la corresponsal de guerra Honor Tait, una anciana periodista ya retirada. Ellas tienen una ética profesional distinta y esa confrontación se vuelve una crítica al periodismo, tanto al superficial como al serio, cada vez más parecido al anterior.

Un pasaje sobre periodismo:

Poco antes de que Honor Tait reciba a los periodistas en su casa (algo que nunca había hecho, pero que ahora tiene “un único propósito: vender su miserable libro”), el relator cuenta:

Al borde de un nuevo milenio, y a pesar de las caóticas vidas privadas de los periodistas, de los problemas con el alcohol y del consumo de drogas, a pesar de la mercantilización generalizada de las prácticas sexuales más arcanas, los periódicos enfrentados con cualquier historia de la más leve falta conyugal responden como solteras eduardianas.

Dato adicional:

Una reseña del New York Times ve en el personaje de Honor Tait (conocida como “la sala de prensa Dietrich”, tan famosa por su belleza como por codearse con artistas), una mezcla de las célebres reporteras Martha Gellhorn y Oriana Fallaci.

14.- Tienes que contarlo

Autor: José Sanclemente

Resumen:

Un thriller que cuenta la historia de una periodista de policiales del periódico español El Universal, Leire Castelló, que se mete en la investigación del asesinato de su colega y compañero de trabajo, Belarmino Suárez, Krugman, corresponsal en Nueva York. Y, entre intriga e investigación, una crítica al periodismo en el entorno de la crisis de los medios.

Un pasaje sobre periodismo:

David Gavela, el director de El Universal, en un diálogo con el inspector Julián Ortega, lanza una crítica directa a los dueños de los medios. Tal como los ve el autor, José Sanclemente, que alguna vez dijo que “este de la prensa es cada vez más un mundo de financieros y menos de periodismo”:

—Creo que la mayoría de propietarios de medios de comunicación en nuestro país son como él o parecidos. Ya no hay editores como los de antes: ahora solo buscan rodearse de financieros y especialistas en reestructurar empresas. Los periodistas somos una carga para ellos y el periodismo es una palabra que han borrado de su diccionario.

—¿No exagera?

—Mire, en mi diario hace solo un par de años éramos doscientos cincuenta periodistas y cien en los departamentos de administración, publicidad, etcétera. Ahora somos escasamente la mitad de periodistas y se mantiene el noventa por ciento de las áreas administrativas. ¿Y luego los Ventura de turno se preguntan si tienen futuro los periódicos? La respuesta es que el futuro se lo están cargando ellos más rápido que las nuevas tecnologías. ¿Sabe? Han tirado la toalla antes de tiempo. Se sienten noqueados, desconcertados, y ya no quieren pelear en un ring en el que solo cabe la táctica del buen periodismo.

Dato adicional:

José Sanclemente, el autor del libro, es autor del blog Entre Medios, que contiene reflexiones sobre los medios de comunicación. Además es cofundador y presidente de eldiario.es, así que eso de la crítica al periodismo y de la crisis de los medios son temas que los maneja con autoridad.

15.- Territorio Comanche

Autor: Arturo Pérez-Reverte

Resumen:

Dos corresponsales de guerra de Televisión Española (TVE) están junto al puente de Bijelo Polje un día durante su cobertura de la guerra en Yugoslavia. El tiempo que pasan en ese lugar y que abarca el libro apenas es de unas horas, pero durante ese lapso los periodistas van recordando historias relacionadas con su trabajo, historias que tienen algo de crudeza y de violencia.

Un pasaje sobre periodismo:

Un par de muestras del ambiente en que viven los corresponsales de guerra, según el libro:

A medida que las guerras se hacen largas y a la gente se le pudre el alma, los periodistas caen menos simpáticos. De ser quien te saca en la tele para que te vea la novia, te conviertes en testigo molesto. Yebenti mater (“me calzo a vuestra madre”, en traducción libre de Pérez-Reverte).

(…)

Y es que, por mucho que las píen los domingueros y los cantamañanas, en la guerra a un periodista no lo asesinan casi nunca: lo matan trabajando en un lugar donde la gente pega tiros, y hay un barullo muy grande, y anda suelto mucho hijoputa con escopeta que no tiene tiempo ni ganas de pedirte la documentación.

Dato adicional:

Arturo Pérez-Reverte fue corresponsal de guerra desde 1973 hasta 1994. Entre las guerras que cubrió están las de la desaparecida Yugoslavia, que dan el material base para el libro. Territorio Comanche se convirtió en película en 1997, bajo la dirección de Gerardo Herrero.

16.- Cinco esquinas

Autor: Mario Vargas Llosa

Resumen:

En medio de la dictadura de Alberto Fujimori y de los ataques de Sendero Luminoso y del movimiento Túpac Amaru, el director de un semanario sensacionalista, Rolando Garro, busca chantajear a un exitoso ingeniero de minas con unas fotos de tipo sexual. El libro cuenta la corrupción y el chantaje de los poderosos y también del periodismo amarillo, en un país en el que, a pesar de todo, todavía hay espacio para el periodismo honesto.

Un pasaje sobre periodismo:

Así es el momento en que Garro intenta chantajear al ingeniero:

—Así que viene usted a proponerme que yo invierta en un periódico que se dedicaría a extender el amarillismo y el escándalo por todo el país —dijo por fin Enrique Cárdenas, hablando muy despacio para disimular la cólera que iba creciendo en él como una lava.

—Ése es el periodismo que más vende y el más moderno del mundo de hoy, ingeniero —le explicó, con ademanes pedagógicos, Rolando Garro—. Destapes le hará ganar mucha plata, le aseguro. ¿No es eso lo que importa a un capitalista? Ganar dividendos, solcitos contantes y sonantes. Pero, además, y eso es quizás lo más importante, lo hará a usted un hombre muy temido, don Enrique. Sus competidores tendrán pánico de que usted, gracias a Destapes, los hunda en la ignominia bajando el dedo meñique. Piense, nomás, lo que esto significa, el arma que pondré yo en sus manos.

—Las armas de la mafia, del chantaje y la extorsión —dijo Enrique; temblaba de indignación y tenía que hablar deletreando las palabras—.

Dato adicional:

La presentación del libro Cinco esquinas sirvió a Mario Vargas Llosa para criticar el periodismo que hace la prensa rosa: El fenómeno de Hola es interesante y triste a la vez, reconoció Vargas Llosa. “Los periódicos descienden en sus tiradas mientras Hola, solo en España, imprime un millón de ejemplares, sin contar otros países”, lamentó. (…) “Es un problema cultural serio de este tiempo. Hay que afrontarlo de manera más creativa y no con bromas con gente que es una víctima”. Pero luego de que se hizo pública su relación con Isabel Preysler, Vargas Llosa se convirtió en carne de prensa en la revista Hola.

***

¿Nos falta alguna novela? Seguro que sí. Puedes dejarnos tus sugerencias en los comentarios o a través de nuestras redes sociales.

Juan Francisco Beltrán


Enlaces de interés:

 

Anuncios

Los cuatro periodistas de ‘Cien años de soledad’ y el inicio de Gabriel García Márquez en el periodismo


portada cien anos soledad vicente rojo gabriel garcia marquez jfbr

Cien años de soledad, con la portada del artista Vicente Rojo. (JFB)

En el libro más famoso de uno de los periodistas más famosos del siglo XX, el periodismo casi no tiene espacio. En Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, apenas hay una parte en la que aparecen periodistas, casi al final del libro. Pero no son mostrados como periodistas, sino como bohemios enciclopédicos que mantenían “sesiones tormentosas que empezaban en la librería a las seis de la tarde y terminaban en los burdeles al amanecer”.

Ellos, los periodistas, son amigos de Aureliano Babilonia, un aficionado a los libros y el más sabio de la estirpe de los Buendía.

Los personajes no son periodistas en la ficción, pero sí lo fueron en la realidad. Son “los cuatro discutidores”: Álvaro, Germán, Alfonso y Gabriel, “los primeros y últimos amigos que tuvo en la vida” el penúltimo de los Aurelianos, como consta en el libro que en mayo del 2017 cumplió 50 años de su primera edición.

Esos cuatro intelectuales son los periodistas y escritores Germán Vargas Cantillo, Alfonso Fuenmayor, Álvaro Cepeda Samudio y el mismo Gabriel García Márquez.

Fueron parte de la “media docena de amigos que empezaban a ser conocidos en los medios periodísticos e intelectuales del país como el grupo de Barranquilla“, cuenta el escritor en su libro autobiográfico Vivir para contarla.

El grupo, que se reunía en el café La Cueva en los años 40 y 50, también incluía a los artistas Alejandro Obregón y Orlando Rivera “Figurita, así como a Julio Mario Santo Domingo, quien se convirtió en uno de los empresarios más ricos de Colombia. El grupo tenía como guía al escritor y periodista José Félix Fuenmayor y al catalán Ramón Vinyes, llevado también a Cien años de soledad como “el sabio catalán”.

grupo barranquilla.jpg

Gabriel García Márquez, Álvaro Cepeda, Alfredo Delgado, Rafael Escalona y Alfonso Fuenmayor, en Barranquilla. (El Heraldo)

Los tres distinguidos

García Márquez destaca a tres integrantes del grupo original, quienes se distinguían —afirma en Vivir para contarla— “por su independencia y el poder de sus vocaciones: Germán Vargas, Alfonso Fuenmayor y Álvaro Cepeda Samudio”. Con ellos, asegura, tenía “tantas cosas en común que se decía de mala leche que éramos hijos de un mismo padre”.

El Gabo y sus tres amigos son los personajes de Cien años de soledad con quienes Aureliano Babilonia “se sentía vinculado (…) por un mismo cariño y una misma solidaridad, hasta el punto de que pensaba en ellos como si fueran uno solo”.

Son ellos a quienes se refiere García Márquez, pero no los muestra en sus facetas de periodistas, que las tuvieron y muy destacadas, sino como “cuatro muchachos despotricadores” que se encarnizaban en discusiones tan dispares que incluían temas como los métodos de matar cucarachas en la Edad Media.

Los cuatro periodistas de Cien años de soledad:

* Germán Vargas Cantillo (1919-1991): Periodista y escritor, uno de los intelectuales más destacados del país. Publicaba en el periódico El Heraldo sus columnas Un día más y una Ventana al mar.

En el periodismo “se destacó por su equilibrio, por un sentido muy particular de encarar el lenguaje. Lo suyo era la economía de las palabras, la capacidad para incitar lecturas, el permanente llamado a la inteligencia del lector por su agudeza y su profundidad”.

Escribió los libros La violencia diez veces contada y Cinco semblanzas, entre otros. En Voces, 1917-1920, una recopilación de los 60 números de la revista Voces, se incluyen trabajos suyos.

También incursionó en la radio, donde dirigió una radio revista y un noticiero informativo local.

* Alfonso Fuenmayor (1915-1994): Periodista y político. Trabajó en periódicos como el Diario del Caribe, donde fue su director, y El Heraldo de Barranquilla. Ganó el premio Simón Bolívar de Periodismo con sus Crónicas sobre el Grupo Barranquilla, su único libro, publicado en 1981.

Fue hijo de José Félix Fuenmayor, autor de Cosme, la primera novela urbana colombiana, quien marcó con su influencia al grupo de Barranquilla.

Álvaro Cepeda Samudio (1926-1972): Novelista, periodista y cuentista. Comenzó en el área deportiva del periódico El Nacional. Tuvo una columna en el periódico El Heraldo de Barranquilla y también fue director del Diario del Caribe. Escribió la novela La casa grande, traducida a varios idiomas.

Estudió periodismo en Estados Unidos en 1949 e introdujo en Colombia una visión moderna al oficio periodístico, lo que luego se llamó “nuevo periodismo”.

Cepeda Samudio fue quien enseñó al Gabo que “el periodismo es literatura de urgencia” y que “el reportaje necesita un narrador esclavizado a la realidad”.

Gabriel García Márquez (1927-2014): Escritor y periodista. Él, bien lo sabemos, es uno de los más grandes periodistas en español del siglo XX. Sus trabajos se pueden encontrar en varios libros, sobre todo en los cinco tomos de Obra periodística, que además cuentan con un análisis explicativo a cargo de Jacques Gilard. El espacio queda corto para referirse a su labor como reportero; es mejor ir acá: especial Gracias maestro Gabriel García Márquez, de la FNPI.

Con-el-escritor-Alvaro-Cepeda-en-Barranquilla

Álvaro Cepeda Samudio y Gabriel García Márquez en Barranquilla. (FNPI)

El semanario Crónica y una nueva etapa del Gabo

ps20_cronica_mayo_1950

Edición de Crónica del 13 de mayo de 1950. (BNC)

Los cuatro, ya como personajes de la vida real, crearon el semanario Crónica. La idea fue de Alfonso Fuenmayor: “un semanario tabloide de veinte páginas, periodístico y literario, cuyo nombre —Crónica— no diría mucho a nadie”, explica García Márquez en Vivir para contarla.

Este “semanario insólito” “era una curiosísima mezcla de deportes y literatura”. Alfonso sería el director, Germán Vargas “sería antes que nada el reportero grande”, Álvaro Cepeda mandaría colaboraciones desde la Universidad de Columbia, en Nueva York, y García Márquez se convertiría en el jefe de redacción, porque “nadie estaba más libre y ansioso que yo para ser nombrado jefe de redacción de un semanario independiente e incierto”.

El primer número se publicó el sábado 29 de abril de 1950 con una divisa de última hora escrita por García Márquez debajo del nombre: “Su mejor weekend”, para desafiar “el purismo indigesto que prevalecía en la prensa colombiana en aquellos años”.

Ese número se vendió en su totalidad y con rapidez gracias a “una noticia grande de interés cultural y social” con el futbolista brasileño Heleno de Freitas, que llegaba para jugar en el Deportivo Junior.

Pero luego de ese primer impulso, el proyecto decayó. “No hubo poder humano ni divino capaz de hacerle entender a ningún público que Crónica no era una revista deportiva sino un semanario cultural que honraba a Heleno de Freitas como una de las grandes noticias del año”, cuenta el Gabo.

sala_gabo21 el heraldo.jpg

Gabriel García Márquez (2d) en la sala de redacción de El Heraldo de Barranquilla, en 1951. (El Heraldo)

También fue ahí donde el nobel de Literatura hizo su debut como comentarista de fútbol, aunque también fue donde cometió “la gran pifia de mi vida”. En un reportaje con el jugador Sebastián Berascochea, el Gabo lo identificó y describió “como un vasco ejemplar, sólo por su apellido, sin parar mientes en el detalle de que era un negro retinto de la mejor estirpe africana”.

Germán Vargas, años después, afirmó que el reportaje de Berascochea era lo peor de todo lo que García Márquez había escrito.

Pero esta aventura con sus tres amigos marcó un hito en la vida profesional de García Márquez, porque “desde entonces no me gané un centavo que no fuera con la máquina de escribir” y ya nunca dejó de considerarse un periodista.

Realidad y ficción

Ninguno de ellos está ahora. Y como la literatura se entremezcla con la realidad, o al revés, Álvaro fue el primero en irse, como lo había anunciado Cien años de soledad. Murió en 1972. Luego le siguieron Germán (1991), Alfonso (1994) y Gabriel (2014).

Y en Macondo solamente quedó Aureliano Babilonia hasta descifrar la última página de los pergaminos del gitano Melquíades, donde estaba escrito su destino: “que la ciudad de los espejos (o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra”.

Juan Francisco Beltrán

@Columna5

 

 


Notas relacionadas:

 

portada cien anos soledad vicente rojo gabriel garcia marquez jfbr 2

 

108 libros periodísticos recomendados


Si fue difícil escoger los 81 libros periodísticos o de no ficción hace un año (con la ayuda de un texto de Leila Guerriero), ahora la dificultad no ha disminuido y eso se debe a la cantidad de publicaciones de ese tipo. Por algo, en Latinoamérica vivimos un verdadero “boom” de la crónica.

¿Novedades para este año? Sí, dos publicaciones que se anuncian como unos “librazos” y que aún no llegan a algunos de los países latinoamericanos: Antología de crónica latinoamericana actual, de Alfaguara, y Mejor que ficción. Crónicas ejemplares, de Anagrama (ver portadas arriba).

Otra novedad es que abrimos paso al periodismo gonzo, con su fundador Hunter S. Thompson, y dos nuevos y buenos valores de la crónica latinoamericana, Gabriela Wiener y Emilio Fernández Cicco.

Y, por lo demás, libros que nos han recomendado, algunos que se nos escaparon en la selección anterior y otros que descubrimos recién.

La siguientes es la lista actualizada de libros periodísticos, la mayoría de crónicas y otros de reportajes, algunos tienen algo de ficción, pero sirven igual.

Aunque tiene algo de orden, esta no es una clasificación y por cualquier lado que se empiece se encontrará buenos libros.

¿Son todos los que están? No, estamos seguros de que hay más y tal vez consideren que alguno está demás. Para eso está la opción de comentarios.

Déjennos sus comentarios y sugerencias.

Que tengan un buen Día del Libro en este 23 de abril, día de San Jorge o San Jordi.

.1. Operación masacre. Rodolfo Walsh

2. El violento oficio de escribir. Rodolfo Walsh

3. La guerra moderna. Martín Caparrós

4. A sangre fría. Truman Capote

5. Música para camaleones. Truman Capote

6. El ladrón de orquídeas. Susan Orlean

7. Retratos y encuentros. Gay Talese

8. El enterrador.  Thomas Lynch

9. Ébano. Ryszard Kapuscinski

10. El libro de la almohada. Sei Shonagon

11. Crónicas de otro planeta. Las mejores historias de Gatopardo. Debate Editorial Random House

12. Crónicas SoHo. Aguilar, Colombia.

13. Lo mejor del periodismo de América Latina. FNPI Fondo de Cultura Económica

14. Lo mejor del periodismo de América Latina II. FNPI Fondo de Cultura Económica

15. La guerra del fútbol y otros reportajes. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

16. Dios es redondo. Juan Villoro, Anagrama

17. Al pie de un volcán te escribo – Crónicas latinoamericanas. Alma Guillermoprieto

18. Crónicas de sangre. Cinco Historias de Los Zetas. Ricardo Ravelo. Editorial Random House Mondadori

19. Lapidarium IV. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

20. Larga distancia, crónicas de viaje. Martín Caparrós

21. Che Guevara: Una vida revolucionaria. Jon Lee Anderson

22. El oro y la oscuridad. La vida gloriosa y trágica de Kid Pambelé. Alberto Salcedo Ramos. Debate

23. ¿Cuánto cuesta matar a un hombre? José Alejandro Castaño, Editorial Norma

24. Huesos en el desierto. Sergio González Rodríguez, Anagrama

25. La banda de la casa de la bomba y otras crónicas de la era popular. Tom Wolfe

26. Los suicidas del fin del mundo. Crónica de un pueblo patagónico. Leila Guerriero

27. Crónicas argentinas. Juan Pablo Meneses. Editorial Norma

28. Las mejores crónicas de Gatopardo. Debate Editorial Random House

29. El interior. Crónicas de viajes por las provincias argentinas. Martín Caparrós

30. Los periodistas literarios. Norman Sims.

31. El imperio. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

32. El dictador, los demonios y otras crónicas. Jon Lee Anderson. Anagrama

33. Crónicas latinoamericanas: periodismo al límite. Alberto Salcedo Ramos. Fundación Educativa San Judas.

34. Años de fuego. Grandes reportajes de la última década. Editorial Planeta

35. Crónicas filosas (las mejores crónicas de la revista Rolling Stone argentina). Publirevistas.

36. Diez días que conmovieron al mundo. John Reed

37. Samba. Alma Guillermoprieto

38. Un día más con vida. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama.

39. El Sha o la desmesura del poder. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

40. El emperador. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama.

41. Viajes con Heródoto. Ryszard Kapuscinski. Anagrama / Círculo de Lectores

42. La caída de Bagdad. Jon Lee Anderson. Anagrama

43. La tumba del León: Partes de guerra desde Afganistán. Jon Lee Anderson

44. El hombre sin cabeza. Sergio González Rodríguez, Anagrama

45. Golden boys. Hernán Iglesias Ilia. Planeta / Seix Barral

46. Lo que hay que tener. Tom Wolfe, Anagrama

47. Zoológico Colombia. Crónicas sorprendentes de nuestro país. José Alejandro Castaño. Norma

48. Historia de una mujer bomba y otras crónicas de América Latina. Alberto Salcedo Ramos. Uqbar Editores.

49. Obra periodística: Textos costeños. Gabriel García Márquez.

50. Obra periodística: Entre cachacos. Gabriel García Márquez.

51. Obra periodística: De Europa y América. Gabriel García Márquez.

52. Obra periodística: Por la libre. Gabriel García Márquez.

53. Antología de grandes reportajes colombianos. Aguilar

54. Antología de grandes crónicas colombianas. Aguilar

55. La pasión de contar. El periodismo narrativo en Colombia. 1638-2000. Hombre Nuevo Editores y U. de Antioquia

56. Boquita. Martín Caparrós

57. Al interior de la Liga. Jon Lee Anderson

58. Frutos extraños. Crónicas reunidas 2001-2008. Leila Guerriero

59. Diez juglares en su patio. Alberto Salcedo Ramos.

60. La Argentina crónica. Planeta Argentina.

61. El año en que no fuimos felices. Alma Guillermoprieto

62. La Habana en un espejo. Alma Guillermoprieto

63. Las guerras en Colombia. Alma Guillermoprieto

64. ¡Dios mío! Un viaje por la India en busca de Sai Baba. Martín Caparrós

65. Amor y anarquía. La vida urgente de Soledad. Martín Caparrós

66. Una luna, diario de hiperviaje. Martín Caparrós

67. Zonas de guerra: voces de los campos de matanza del mundo. Jon Lee Anderson

68. Guerrillas. Jon Lee Anderson

69. Cristo con un fusil al hombro. Ryszard Kapuscinski. Anagrama

70. Ponche de ácido lisérgico. Tom Wolfe, Anagrama

71. La hoguera de las vanidades. Tom Wolfe, Anagrama

72. Casada por la fuerza: Una mujer nacida en occidente sometida a la tradición musulmana. Leila Guerriero

73. Los golpes de la esperanza. Alberto Salcedo Ramos.

74. De un hombre obligado a levantarse con el pie derecho y otras crónicas. Alberto Salcedo Ramos.

75. Réquiem por un país perdido (ensayos y crónicas periodísticas). Tomás Eloy Martínez

76. La pasión según Trelew. Tomás Eloy Martínez

77. Las Memorias del General. Tomás Eloy Martínez

78. Equipaje de mano. Juan Pablo Meneses. Editorial Planeta

79. Sexo & Poder, el extraño destape chileno. Juan Pablo Meneses. Editorial Planeta

80. La vida de una vaca. Juan Pablo Meneses. Editorial Planeta/Seix Barral

81. Hotel España. Juan Pablo Meneses. Editorial Norma

82. Sendero: Historia de la Guerra Milenaria en el Peru. Gustavo Gorriti

Sigue leyendo

Invitaciones para Google+, un libro, infografía y más sobre su uso para periodistas

Google Plus

¿Todavía no tienen una cuenta en Google+ (o Google Plus)?

Pues acá tenemos más de 100 invitaciones oficiales disponibles, con las que pueden unirse de forma rápida y segura a la nueva red social de creciente popularidad:

https://plus.google.com/_/notifications/ngemlink?path=%2F%3Fgpinv%3DYLTH7T7Io6U%3ApAPZ7bQPlqY

Sugerencias:

  • Para conocer más sobre el proyecto Google+, les recomendamos la sección sobre el tema del siempre interesante blog Clases de Periodismo, acá:
Google+ en Clases de Periodismo
  • Y en particular, su guía para periodistas de Google+ acá, y también en Scribd:
  • También les mostramos una infografía sobre Lo básico de Google+ para periodistas:

Todo sobre Google+

  • Y, si les interesa el periodismo, nuevos medios de comunicación y redes sociales, pueden ir por la cuenta de +Juan Francisco Beltrán y agrégarlo a sus círculos. La cuenta del Google+ del editor de este blog, acá:
https://plus.google.com/101558541095625584528

@Columna5

Día del Libro para periodistas: 81 publicaciones recomendadas

Fotografía: Shutterhacks

¿Cómo aprende un periodista a escribir? Solamente hay dos formas: escribiendo y leyendo. En lo de leer, más que las técnicas y teorías de la comunicación, mucho más importante es leer buen periodismo, sobre todo las crónicas y grandes reportajes. Y entre ellos, los que han trascendido muchas veces están incluidos en libros recomendados.

Los libros que enseñan la técnica periodística están bien, pero los buenos trabajos ayudan a tomar ejemplos, a visualizar esquemas, a conseguir ritmo, a encontrar el tono y hasta para sembrar en nuestra mente algún que otro plagio inconsciente, que, si es bien usado, puede quedar bien.

La siguiente es una lista de libros periodísticos, la mayoría de crónicas y otros de reportajes, algunos tienen algo de ficción, pero sirven igual.

Los primeros son los 10 libros de no ficción recomendados por la periodista Leila Guerriero, considerada una de las mejores cronistas de Latinoamérica y ganadora del premio FNPI 2010, quien dice: “consumo más literatura que periodismo, más cine de ficción que documentales, y más historietas que libros de investigación”.

Aunque tiene algo de orden, esta no es una clasificación y por cualquier lado que se empiece se encontrará buenos libros.

Esta lista es incompleta (en ciertos casos, por ejemplo, se incluye la editorial y en otros no), pero se irá actualizando y mejorando cuando sea necesario.

Y un buen Día del Libro en este 23 de abril, día de San Jorge o San Jordi, una buena tradición catalana que debemos seguir.

Se aceptan sugerencias.

Sigue leyendo

La investigación en periodismo digital (libro)

En 444 páginas que se pueden leer aquí (abajo, en la página de Scribd), la Asociación de la Prensa de Aragón publica 34 trabajos bajo el título La investigación en periodismo digital. Algunos trabajos desde el ámbito universitario.

La presentación fue durante el XII Congreso de Periodismo Digital de Huesca, cumplido el 10 y 11 de marzo del 2011.

El libro trata sobre periodismo digital, sindicación de contenidos, formación universitaria, redes sociales, arquitectura de la información, periodismo ciudadano, fotoperiodismo, publicidad, etc.

Entre los autores están los profesores y periodistas Mariano Cebrián Herreros (autor del libro La radio en la convergencia multimedia), Manuel Gago (bloguero, tuitero y autor o coautor de libros como Sistemas digitales de información) y Pepe Rodríguez (autor de libros de investigación periodística como La vida sexual del clero y Pederastia en la Iglesia católica).

A leerlo, entonces:

Enlaces:

– XII Congreso de Periodismo Digital de Huesca

– La investigación en periodismo digital. Algunos trabajos desde el ámbito universitario (enlace a Scribd)

– Más sobre #congresodigital en Twitter

@Columna5