Tres youtubers para adultos no ‘millennials’ que recomendamos seguir

youtubers para adultos no millenials.png

Los youtubers han creado un estilo nuevo, una forma diferente de hablarle a los jóvenes a través de videos alojados en Youtube. ¿Jóvenes? En realidad, los youtubers no son solamente para aquellos etiquetados de forma injusta, imprecisa e incorrecta bajo el nombre de “millennials”.

Hoy reivindico a los youtubers que nos gusta a quienes somos un poco mayores, para los de la generación x, los “baby boomers”… o para quienes tienen más de 40 (o de 43, como Daniel Samper).

Menciono tres a quienes sigo y son los que más me gustan. Dos son colombianos y una es española. Por lo general hablan de los hechos de sus países, claro. A quienes no somos de Colombia o España ni vivimos en esos países, su gracia y calidad los hace imprescindibles para enterarnos de esas realidades y escuchar una opinión al respecto.

Tienen varias cosas en común: humor, seriedad (no es contradicción: dicen cosas serias con gracia), éxito y que los tres iniciaron a mediados del año 2016.

Aunque esta casa no acostumbra a regalos navideños ni de reyes, les deja este regalito para iniciar bien el año 2018 (el orden no implica preferencias):

1. #HolaSoyDanny.

holasoydanny

Daniel Samper (de la portada del libro Hola soy Danny).

Daniel Samper Ospina, uno de los articulistas más interesantes de Colombia, se convirtió hace algo más de año y medio en “uno de esos muchachos que graba videos.

Lo tenía fácil, porque, como lo admitió, los youtubers “dicen todas las pendejadas que se les ocurren, así no lo piensen mucho (como los columnistas)”.

Y de ahí en adelante, el éxito. Vino su puto libro (con el que quiso imitar a Germán Garmendia y colapsar la Feria del Libro de Bogotá), después su puta obra, invitaciones de otros youtubers, notas en medios internacionales

Los videos del canal #HolaSoyDanny tienen mucho éxito. Los más vistos son:

Mi primer video XXX: No apto para menores de 40. Con la actriz porno Esperanza Gómez (y tal vez gracias a ella) tiene casi tres millones de vistas.

Fuimos a marchar contra la corrupción (pero no les gustó) ft. Vladdo (ganador del premio Simón Bolívar de periodismo en la categoría de mejor programa de opinión de televisión). 966.000 vistas.

Mi primer video youtuber a los 40. 789.000 vistas.

¿Renuncio o no renuncio? 686.000 vistas.

Mi barriga: Una pesadilla de 40. 607.000 vistas.

Enlaces:

Este es su canal de Youtube: #HolaSoyDanny.

Su Twitter: @danielsampero.

Su Facebook: DanielSamperO.

Su Instagram: @danielsamperospina.

Acá puedes leer sus artículos: Daniel Samper Ospina.

Este es el video más reciente y es un buen resumen del canal durante estos últimos meses:

2. Marta Flich.

marta flich

Marta Flich (tomado de facebook.com/marta.flich).

Marta Flich no solamente es una muy buena crítica que derrama sarcasmo. Es, además, alguien “que hace que la economía sea sencilla y divertida“.

Es economista y actriz. Sus dos profesiones le ayudan a que sus videos sean más efectivos.

Tras el éxito de su canal, vino el fichaje por parte de El HuffPost y empezó a llamar más la atención de los medios.

Su canal propio en Youtube está sin actualización desde hace un año y desde entonces la encontramos en el de El HuffPost.

De sus dos canales, estos son los videos más vistos:

No te chines. 72.000 vistas.

La República de Catalunya. 50.000 vistas.

La cena de los idiotas. 36.000 vistas.

¡No os marchéis! El llamamiento de Marta Flich a los catalanes. 31.000 vistas.

¡Qué coñazo con el feminismo! 30.000 vistas.

Enlaces:

Este es su canal en Youtube: Marta Flich.

Su Twitter: @martaflich.

Su Facebook: Marta Flich.

Su Instagram: @martaflich.

Y el canal de El HuffPost.

Este es un ejemplo de cómo explica la economía con gracia:

3. La Pulla.

la pulla María Paulina Baena

María Paulina Baena (de la @LaPullaOficial).

No es una persona, es un equipo. Está lleno de información, de crítica vehemente, de ironías y posiciones claras en las que no se cortan para tocarle las narices desde Álvaro Uribe hasta Timochenko, pasando por Juan Manuel Santos. Tiene todo eso y algo más de producción que los anteriores.

Su lema es “Emberraquémonos con argumentos” y se publica como un espacio de opinión del diario El Espectador.

También les vino el éxito. La Pulla ganó el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 2016 en la categoría Televisión en opinión, su presentadora fue a las charlas TEDx, a las del Festival Gabriel García Márquez y su trabajo se difundió en medios internacionales.

Dos elementos adicionales que destacar: la presentadora principal, María Paulina Baena, no solamente habla muy bien (y duro, duro), también participa en la elaboración de los guiones. Y lo otro, relacionado a lo anterior, es que esos guiones, que le dan un toque más profesional al proyecto, son hechos por un equipo de cinco o seis periodistas. Aunque se extraña el enlace con las fuentes de los videos iniciales.

No a todos les gusta La Pulla, ni su tonito o su rabia, pero eso, el tono, la polémica y el generar debate, son factores de su éxito.

Estos son los videos más vistos de La Pulla:

Venezuela está jodida por todos lados. 667.000 vistas.

Esta fue la paz de Uribe – La Pulla con #HolaSoyDanny. Con esta tremenda mezcla, 646.000 vistas.

El plebiscito sacó la peor porquería de Colombia. 483.000 vistas.

Al Bronx lo partieron como a piñata y ahora hay dulces por toda Bogotá. 438.000 vistas.

Dejen que los homosexuales adopten. 402.000 vistas.

Enlaces:

Este es su canal en Youtube: La Pulla.

Y su Twitter: @LaPullaOficial.

Este video explica qué es La Pulla:

Bonus: La redacción al desnudo.

Que el director de un periódico salga a hacer autocrítica y a responder comentarios de sus lectores sobre su medio de comunicación no es algo que se vea mucho por estos lares (ni por ninguno).

Por eso merece una mención especial Fidel Cano, el director de El Espectador (sí, el mismo de La Pulla), por llevar seis años autoflagelándose en Youtube.

Dicen que Cano (sobrino del mítico Guillermo Cano) es de una “sinceridad brutal” y él sostiene que “los periodistas no estamos para ocultar información”.

Esta es la lista de Youtube con los videos de La redacción al desnudo.

El canal de El Espectador: Elespectadorcom.

Y el Twitter del director: @fidelcanoco.

El primer video de La redacción al desnudo (del 24 de junio del 2011):

Y el más reciente de Redacción al desnudo (del 26 de diciembre del 2017):

¿Esto es periodismo?

Sí, periodismo de opinión. Y tal vez los youtubers mencionados no solamente se inspiran en una moda de los jóvenes para llegar a más gente, sino que asumen nuevos formatos que los medios tradicionales se tardan en probar.

O tal vez sí, son youtubers para mileniales, pero para los que nacimos un poquito antes de las fechas arbitrarias impuestas por quién sabe quién.

A disfrutarlos, “millennials” crecidos.

Juan Francisco Beltrán


Anuncios

108 libros periodísticos recomendados


Si fue difícil escoger los 81 libros periodísticos o de no ficción hace un año (con la ayuda de un texto de Leila Guerriero), ahora la dificultad no ha disminuido y eso se debe a la cantidad de publicaciones de ese tipo. Por algo, en Latinoamérica vivimos un verdadero “boom” de la crónica.

¿Novedades para este año? Sí, dos publicaciones que se anuncian como unos “librazos” y que aún no llegan a algunos de los países latinoamericanos: Antología de crónica latinoamericana actual, de Alfaguara, y Mejor que ficción. Crónicas ejemplares, de Anagrama (ver portadas arriba).

Otra novedad es que abrimos paso al periodismo gonzo, con su fundador Hunter S. Thompson, y dos nuevos y buenos valores de la crónica latinoamericana, Gabriela Wiener y Emilio Fernández Cicco.

Y, por lo demás, libros que nos han recomendado, algunos que se nos escaparon en la selección anterior y otros que descubrimos recién.

La siguientes es la lista actualizada de libros periodísticos, la mayoría de crónicas y otros de reportajes, algunos tienen algo de ficción, pero sirven igual.

Aunque tiene algo de orden, esta no es una clasificación y por cualquier lado que se empiece se encontrará buenos libros.

¿Son todos los que están? No, estamos seguros de que hay más y tal vez consideren que alguno está demás. Para eso está la opción de comentarios.

Déjennos sus comentarios y sugerencias.

Que tengan un buen Día del Libro en este 23 de abril, día de San Jorge o San Jordi.

.1. Operación masacre. Rodolfo Walsh

2. El violento oficio de escribir. Rodolfo Walsh

3. La guerra moderna. Martín Caparrós

4. A sangre fría. Truman Capote

5. Música para camaleones. Truman Capote

6. El ladrón de orquídeas. Susan Orlean

7. Retratos y encuentros. Gay Talese

8. El enterrador.  Thomas Lynch

9. Ébano. Ryszard Kapuscinski

10. El libro de la almohada. Sei Shonagon

11. Crónicas de otro planeta. Las mejores historias de Gatopardo. Debate Editorial Random House

12. Crónicas SoHo. Aguilar, Colombia.

13. Lo mejor del periodismo de América Latina. FNPI Fondo de Cultura Económica

14. Lo mejor del periodismo de América Latina II. FNPI Fondo de Cultura Económica

15. La guerra del fútbol y otros reportajes. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

16. Dios es redondo. Juan Villoro, Anagrama

17. Al pie de un volcán te escribo – Crónicas latinoamericanas. Alma Guillermoprieto

18. Crónicas de sangre. Cinco Historias de Los Zetas. Ricardo Ravelo. Editorial Random House Mondadori

19. Lapidarium IV. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

20. Larga distancia, crónicas de viaje. Martín Caparrós

21. Che Guevara: Una vida revolucionaria. Jon Lee Anderson

22. El oro y la oscuridad. La vida gloriosa y trágica de Kid Pambelé. Alberto Salcedo Ramos. Debate

23. ¿Cuánto cuesta matar a un hombre? José Alejandro Castaño, Editorial Norma

24. Huesos en el desierto. Sergio González Rodríguez, Anagrama

25. La banda de la casa de la bomba y otras crónicas de la era popular. Tom Wolfe

26. Los suicidas del fin del mundo. Crónica de un pueblo patagónico. Leila Guerriero

27. Crónicas argentinas. Juan Pablo Meneses. Editorial Norma

28. Las mejores crónicas de Gatopardo. Debate Editorial Random House

29. El interior. Crónicas de viajes por las provincias argentinas. Martín Caparrós

30. Los periodistas literarios. Norman Sims.

31. El imperio. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

32. El dictador, los demonios y otras crónicas. Jon Lee Anderson. Anagrama

33. Crónicas latinoamericanas: periodismo al límite. Alberto Salcedo Ramos. Fundación Educativa San Judas.

34. Años de fuego. Grandes reportajes de la última década. Editorial Planeta

35. Crónicas filosas (las mejores crónicas de la revista Rolling Stone argentina). Publirevistas.

36. Diez días que conmovieron al mundo. John Reed

37. Samba. Alma Guillermoprieto

38. Un día más con vida. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama.

39. El Sha o la desmesura del poder. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama

40. El emperador. Ryszard Kapuscinski. Editorial Anagrama.

41. Viajes con Heródoto. Ryszard Kapuscinski. Anagrama / Círculo de Lectores

42. La caída de Bagdad. Jon Lee Anderson. Anagrama

43. La tumba del León: Partes de guerra desde Afganistán. Jon Lee Anderson

44. El hombre sin cabeza. Sergio González Rodríguez, Anagrama

45. Golden boys. Hernán Iglesias Ilia. Planeta / Seix Barral

46. Lo que hay que tener. Tom Wolfe, Anagrama

47. Zoológico Colombia. Crónicas sorprendentes de nuestro país. José Alejandro Castaño. Norma

48. Historia de una mujer bomba y otras crónicas de América Latina. Alberto Salcedo Ramos. Uqbar Editores.

49. Obra periodística: Textos costeños. Gabriel García Márquez.

50. Obra periodística: Entre cachacos. Gabriel García Márquez.

51. Obra periodística: De Europa y América. Gabriel García Márquez.

52. Obra periodística: Por la libre. Gabriel García Márquez.

53. Antología de grandes reportajes colombianos. Aguilar

54. Antología de grandes crónicas colombianas. Aguilar

55. La pasión de contar. El periodismo narrativo en Colombia. 1638-2000. Hombre Nuevo Editores y U. de Antioquia

56. Boquita. Martín Caparrós

57. Al interior de la Liga. Jon Lee Anderson

58. Frutos extraños. Crónicas reunidas 2001-2008. Leila Guerriero

59. Diez juglares en su patio. Alberto Salcedo Ramos.

60. La Argentina crónica. Planeta Argentina.

61. El año en que no fuimos felices. Alma Guillermoprieto

62. La Habana en un espejo. Alma Guillermoprieto

63. Las guerras en Colombia. Alma Guillermoprieto

64. ¡Dios mío! Un viaje por la India en busca de Sai Baba. Martín Caparrós

65. Amor y anarquía. La vida urgente de Soledad. Martín Caparrós

66. Una luna, diario de hiperviaje. Martín Caparrós

67. Zonas de guerra: voces de los campos de matanza del mundo. Jon Lee Anderson

68. Guerrillas. Jon Lee Anderson

69. Cristo con un fusil al hombro. Ryszard Kapuscinski. Anagrama

70. Ponche de ácido lisérgico. Tom Wolfe, Anagrama

71. La hoguera de las vanidades. Tom Wolfe, Anagrama

72. Casada por la fuerza: Una mujer nacida en occidente sometida a la tradición musulmana. Leila Guerriero

73. Los golpes de la esperanza. Alberto Salcedo Ramos.

74. De un hombre obligado a levantarse con el pie derecho y otras crónicas. Alberto Salcedo Ramos.

75. Réquiem por un país perdido (ensayos y crónicas periodísticas). Tomás Eloy Martínez

76. La pasión según Trelew. Tomás Eloy Martínez

77. Las Memorias del General. Tomás Eloy Martínez

78. Equipaje de mano. Juan Pablo Meneses. Editorial Planeta

79. Sexo & Poder, el extraño destape chileno. Juan Pablo Meneses. Editorial Planeta

80. La vida de una vaca. Juan Pablo Meneses. Editorial Planeta/Seix Barral

81. Hotel España. Juan Pablo Meneses. Editorial Norma

82. Sendero: Historia de la Guerra Milenaria en el Peru. Gustavo Gorriti

Sigue leyendo

El periodismo interpretativo, un género malinterpretado

Interpretar, en el periodismo, no es opinar, lanzar rumores, especular, ni violar las reglas periodísticas.

El periodismo tiene reglas generales que se aplican a todos sus géneros y en todos los formatos.

Desde las aulas universitarias escuchamos esas reglas básicas, como que el rumor no es noticia, que no debemos especular, que estamos obligados a confirmar informaciones, a contrastar versiones, que no debemos inventarnos fuentes, testimonios, hechos…

Y eso se aplica en todo el periodismo, insisto, cualquiera sea el formato o el género: no es justificación, para violar esas normas básicas, que demos información en una red social y no en un medio tradicional. Tampoco es justificación que pasamos por alto un par de esas reglas porque era opinión, análisis o periodismo interpretativo (tan malinterpretado género) y no una nota informativa.

Ni opinión, ni análisis, ni periodismo interpretativo admiten lanzar versiones sin confirmar. Recuerden al príncipe saudí y el periódico británico.

Tampoco especular o lanzar rumores. “Como cualquier redactor de noticias, el editorialista debe respetar la verdad de los hechos. Una columna editorial se fundamenta en hechos que, interpretados, son la materia prima de la opinión”, dice Javier Darío Restrepo, del Consultorio Ético de la FNPI.

.

El “análisis” de Vanguardia

La revista Vanguardia, cuyo editor es uno de los mejores periodistas de investigación del Ecuador de los últimos años, Juan Carlos Calderón, y por ello digna de mejor suerte, hace un análisis sobre la anulación del juicio al exvicepresidente Alberto Dahik.

Ahí se dicen cosas que son rumores, especulación, datos sin fundamento… A los ejemplos añado las preguntas que le hubiera hecho al autor del texto si yo fuera su editor:

– “Alberto Dahik arriba al país con el apoyo político de Rafael Correa y se podría convertir en una figura de apoyo para su campaña”.

¿Se podría? ¿Se puede o no se puede convertir en una figura de apoyo? ¿Hay algún dato, informe, declaración o algo que explique esto? ¿Quién lo dice, el autor, una fuente? ¿En base a qué lo afirma el autor o la fuente?

.

– “Queda claro que el gobierno hará uso de todas sus maniobras para seguir en el poder”.

¿Queda claro? ¿Para quién, para todos o sólo para el autor? ¿En qué se basa el autor para hacer esa afirmación: declaración, dato, informe, documento? ¿Simple opinión?

.

– “Facilitar el regreso de Abdalá Bucaram también pudiera reafirmar esa idea”.

¿Pudiera? ¿Puede o no puede facilitar el regreso? ¿Quién lo dice, el autor, alguna fuente?

.

– “Todo indica que la figura de Alberto Dahik y el apoyo del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE) pudieran ser dos soportes en el camino que la revolución ciudadana ha iniciado en busca de la reelección de su líder”.

¿Todo indica? ¿Qué es el “todo” que nos “indica” eso, por qué no lo explica el autor? ¿”Todo indica”, para quién, para el autor, para todos?

¿Pudieran ser? ¿Son o no son? ¿Quién dice, el autor, alguna fuente?

.

A excepción del primero, el resto de puntos son parte del ¡primer párrafo!

Bueno, hay que ser justos, luego viene la parte central y mucho mejor elaborada, con datos, referencia a documentos, recuento de hechos, para terminar con algo de la misma dosis inicial:

– “El apoyo del PRE pudiera ser preponderante para el gobierno”.

¿Pudiera? ¿Otra vez? (regresen al anterior “pudiera”).

.

– “Se sabe que el quinto voto es de Henry Cuji”.

¿Se sabe? ¿Quién sabe, el autor, los asambleístas, todo el mundo? ¿Qué documento o declaración respalda esta afirmación?

.

Habrá quien diga que hay cosas entre las enumeradas que son obvias. Pero en periodismo nada es obvio: todo es datos, declaraciones, versiones, documentos, testimonios…

Repito: nada es obvio, si tu mamá te dice que te quiere, compruébalo.

Que en periodismo opinión se puede dar una versión propia, sí, pero con sustento. O, al menos asumiendo que nosotros lo decimos y no encubriéndolo con frases difusas y evasivas del tipo “Todo indica” o el “Queda claro”.

Pero el análisis (nombre del género que encabeza la página en mención) no es opinión, es información. Incluso, en caso de mezclar opinión con información, prefiero a quien lo hace de frente, sin maquillarlo, con un también incorrecto, pero claro y honesto “Yo opino” o “Yo creo”.

Aparte, hay el error gramatical en el uso de las formas terminadas en ría y el tenebroso condicional de rumor, un error gramatical muy repetido en el periodismo y que además tiene implicaciones éticas.

Lo que me llevó a escribir esta entrada fueron los elogios y la viralidad que tuvo ese texto en la red. Carlos Andrés Vera, editor de Soho en Ecuador, otra revista digna de mejor suerte, llama a ese análisis “brillante”, lo que repiten otros tuiteros.

¿Brillante? No creo. Mal periodismo que perjudica a quienes tratan de hacer buen periodismo, es mi opinión.

Mientras, seguiremos esperando el verdadero buen reportaje sobre el caso Dahik, que explique y fundamente los hechos de corrupción, si es que los cometieron, del exvicepresidente, sus colaboradores cercanos y algunos diputados de esa época.

 

Actualización:

– Alberto Dahik no se convirtió en una figura de apoyo para la campaña de Rafael Correa.

– El Gobierno no facilitó el regreso de Abdalá Bucaram. El expresidente sigue en Panamá y es un violento opositor de Rafael Correa.

– Ni Alberto Dahik ni el Partido Roldosista Ecuatoriano fueron soportes en el camino hacia la reelección del líder de la revolución ciudadana.

.

Enlaces de interés:

.

Fotos tomadas de la revista Vanguardia 9 de enero del 2012.

@jfbeltranr

@Columna5